19 de septiembre de 2012

Partizan de Fuenlabrada


Partizan de Fuenlabrada
Esta semana es histórica para el Baloncesto Fuenlabrada. El próximo Viernes 21 de Septiembre de 2012, se disputará un partido con el que disfrutarán tanto los más veteranos como los más jovenes del lugar. El Fuenla se enfrentará contra el Partizan de Belgrado. Muchos ya conocéis su historia, de hecho, se han realizado multitud de versiones y han fluido ríos de tinta y caracteres sobre ello. Yo, en esta semana tan especial, quiero empezarla dejando mi aportación a esta historia.

Y es que echando la vista atrás, uno que es futbolero de pro, se pregunta de dónde le viene a Fuenlabrada su afición por el baloncesto. Y ahondando más en la pregunta, quizás uno alcance a preguntarse cómo un deporte minoritario como este pueda arrastrar a miles de personas cada fin de semana en una ciudad que huele a Real Madrid y Atlético de Madrid. Y llevando nuestra curiosidad al límite, podemos incluso cuestionarnos cómo ha sido capaz el baloncesto de llegar a convertirnos para su causa, hasta tal punto de llegar a profesar sentimientos mucho más fuertes que los del balompié.

Pues bien, todas estas preguntas tienen un denominador común, y se encuentra en la historia que me dispongo a contaros a continuación. Pasen y vean, porque hoy juega el Partizan de Fuenlabrada.

En 2012 se ha cumplido el 20 Aniversario del único título de Euroliga conseguido por el Partizan de Belgrado. Hasta aquí todo normal… pero espera, ¿has dicho Belgrado?, eso está en… Serbia, ¿no? La guerra de los Balcanes, ¿no era por esas fechas? ¿Y cómo iba a ganar la Euroliga un equipo donde su país estaba en guerra? ¿Cómo jugaban? Pues ahí está la gracia del asunto, el sino del Partizan de Fuenlabrada.
Y es que hay que remontarse a 1991 para contar esta historia. En Junio de 1991 estalló un conflicto en la  antigua Yugoslavia, territorio con unos antecedentes históricos muy peculiares, y conformado por una multitud de culturas tras las Guerras de los Balcanes de 1912 y 1913, así como tras la Segunda Guerra Mundial.  La crudeza del conflicto estaba basada en la composición multiétnica de la región: otomanos, albanos, croatas, bosnios, kosovares… y serbios, quienes poseían la supremacía política y demográfica de la antigua Yugoslavia. Algunos piensan que el conflicto se produjo por el ascenso de los albaneses en Kósovo, otros por el choque de nacionalismos entre serbios y croatas, otro por las diferencias entre ortodoxos, católicos y musulmanes que dividían en Bosnia a serbios, croatas y musulmanes de la zona en lo que fue el conflicto más sangriento de esta guerra por muchos años. E incluso, los más escépticos hablan de manipulación a gran escala de grandes potencias como Estados Unidos y Alemania, que dotaban de armas a las repúblicas con aires independentistas y favorecieron la fragmentación del país.

La Guerra llegó a su final en su totalidad en 2001, terminando con aproximadamente 200.000 muertes (casi la población actual de la ciudad de Fuenlabrada), con una región destruida y sumida en la pobreza, y con miles de personas que tuvieron que salir de su hogar en busca de una vida mejor. Y entre estas personas, encontramos a los integrantes del Partizan de Belgrado.

Países de la antigua Yugoslavia
Fragmentación de la antigua Yugoslavia en nuestros días

Con un país totalmente desolado y devastado, se suprimieron todas las competiciones deportivas de la antigua Yugoslavia, aunque no las del resto de Europa. Pese a no poder disputar la Liga, la Euroliga europea si iba a celebrarse y el Partizan de Belgrado estaba clasificado. Un club con una pasión por el baloncesto tan trascendental no tenía opción: decidió disputarla. Por lo peligroso de la situación, la FIBA puso una única condición: los partidos como local no podían celebrarse en territorio yugoslavo.

Y es ahí donde, entre varias candidatas, se elige Fuenlabrada como ciudad pionera para disfrutar de un equipo lleno de jóvenes promesas que se vieron obligados a abandonar su hogar para seguir ejerciendo su profesión, y poder “disfrutar”, dentro de lo que el conflicto bélico les permitía, de su pasión: el baloncesto. Ya de por sí es difícil abandonar tus orígenes, tu familia, tus amigos, tu vida. Pero más aún es hacerlo cuando sabes que corren un gran peligro, más aún en una época en la que la información local no pasaba de las fronteras sin teléfono móvil o internet. Muchos no sabían nada de los que dejaban atrás y ellos tenían que salir adelante, de ahí radica aún más si cabe la dureza y el fondo humano de esta historia.

Danilovic busca la canasta
Pedrag Danilovic, una de las estrellas del Partizan 91/92

Pero sentimentalismos a parte, el Partizan de Belgrado fue acogido en Fuenlabrada como si se tratase de los hijos pródigos de la ciudad. Una localidad al sur de Madrid, humilde, llena de gente obrera y trabajadora que se solidarizó con los recién llegados y los acogió desde el primer momento como suyos. Las gradas del recién inaugurado pabellón Fernando Martín pronto empezaron a abarrotarse de aficionados que, nada más lejos de la realidad, adoraban el futbol. Pero partido a partido y boca a boca, se fue conociendo la historia de estos yugoslavos que aterrizaban en Fuenlabrada y que daban la oportunidad de ver baloncesto del máximo nivel, un deporte nuevo y emocionante para la localidad.

El Partizan fue pasando rondas en la competición más dura de toda Europa formado por un equipo con un entrenador como Zeljko Obradovic, que acababa de retirarse del parquet para pasar al banquillo, y jugadores de la talla de Pedrag Danilovic, Sasha Djordjevic, Zeljko Rebraca o Nicola Loncar, a cada cual más joven en esos momentos (el equipo tenía una asombrosa media de edad de 21,7 años) y que posteriormente marcarían época en diversos clubs en los que jugaron. Los duros rivales no eran más que una dificultad más a superar para un equipo sufridor, con hambre de llegar lejos, igual que su afición. El apoyo de la grada fuenlabreña fue tal que incluso en partidos contra equipos españoles, el público llevaba en volandas a sus chicos yugoslavos de blanco y negro. Para el recuerdo quedará aquel partido épico ante el Joventut de Badalona que tantas críticas hacia Fuenlabrada desencadenó en varios sectores de la prensa.

Djordjevic for the win
El triple de Djordjevic en la final, una imagen para la historia

El equipo se despidió de Fuenlabrada para disputar los cuartos de final en Belgrado. Con los ánimos de la guerra más calmados, el Partizan se enfrentó al Knorr en una serie muy dura que logró superar en el último partido. Ya en la Final Four de Estambul en Abril de 1992, el Patizan logró superar a las 2 superpotencias europeas de la época para alzarse con el título, el Philips italiano y, curioso el destino, de nuevo el Joventut de Badalona en la final. Una final que terminó con la imborrable imagen del triple de Sasha Djordjevic y que dejó el marcador en 71-70. Habían hecho historia.

Parte de la alegría que inundaba las caras de esos jóvenes jugadores se respiraba también por Fuenlabrada.  La pancarta que rezaba en español “Gracias, Fuenlabrada”  portada por los jugadores, concluía con una historia preciosa, digna de admiración, y con el inicio de muchas otras. De hecho, seguramente el Partizan de Fuenlabrada sirviese para hacer germinar la semilla del baloncesto en muchas familias jóvenes del sur de Madrid, que posteriormente se tradujo en la compra de una plaza ACB y que hoy en día, siguen disfrutando del baloncesto como el deporte rey en la población.

Euroleague champions 91/92 Partizan Beograd
Partizán de Belgrado campeón de la Euroliga 91/92

Este año se cumplen 20 años de esta historia, la historia del Partizan de Fuenlabrada. Algunos aficionados fuenlabreños decidieron acudir al enfrentamiento de Euroliga de la pasada campaña entre Real Madrid y Partizan para volver a revivir las ascuas que quedaron hace 20 años y volver a forjar una llama de comunión entre ambas aficiones. Y os aseguro de primera mano que lo consiguieron. Ahora, en Septiembre de 2012, llega una gran noticia: el próximo Viernes 21 habrá un partido homenaje entre el Baloncesto Fuenlabrada y el Partizan de Belgrado, que además estará cargado de sorpresas. El pabellón estará abarrotado, estoy convencido. Bien por el Fuenlabrada, bien por el Partizan, bien por el baloncesto, bien por su historia, la de dos aficiones que estarán hermanadas para siempre.

El día 21 de Septiembre de 2012, a las 20:30 horas, yo estaré orgulloso de presenciar en directo el Partizan de Fuenlabrada. ¿Y vosotros?

Homenaje celebrado en Belgrado (Abril 2012)
Estas imágenes volverán a repetirse, esta vez en Fuenlabrada


ANEXO

Para apoyar esta gran historia, os dejo dos videos que la recuerdan de manera espectacular. El primero de ellos es el “Informe Robinson” que se elaboró ex profeso para conmemorar el 20 aniversario:



Y este otro, facilitado por aficionados serbios, también con caras conocidas de la afición fuenlabreña:


Sígueme en Twitter en @CronicasBasket

3 comentarios:

  1. Tiene narices que la imagen del vídeo de la tv serbia sea mi careto..en fin

    ResponderEliminar
  2. Sergio, es que seguramente el vídeo haya sido realizado por doncellas serbias!

    ResponderEliminar
  3. Hombre Sergio es que eres medático... y como dice Ezequiel, no has pasado desapercibido para las féminas serbias. ¿Un viajecito?

    ResponderEliminar