15 de abril de 2012

KEVIN LOVE STORY (PART I)


Kevin Love Win


Todos los grandes personajes del mundo, en general, tienen una gran historia detrás. Me gustaría contaros la de Kevin Wesley Love, actual ala-pivot de los Minnesota Timberwolves y actualmente mí jugador de baloncesto favorito.


Desde su nacimiento, “Good Vibrations”

La vida de Kevin Love comenzó el 7 de Septiembre de 1988 en Santa Mónica (California), ciudad netamente playera muy cercana a Los Ángeles. El pequeño Kevin se crió mamando baloncesto desde pequeño, ya que su padre es Stan Love, un ex jugador NBA y ABA no demasiado conocido, pero que logró cumplir su sueño de jugar en la mejor liga del mundo allá por la década de los 70. No obstante, no solo se vio influenciado por el deporte de la canasta: el ambiente playero californiano corre por sus venas gracias a su tío, Mike Love, vocalista de la famosa banda americana “Beach Boys”. Quizás por eso el jugador tiene un carácter tan extrovertido y polifacético que sabe conectar con cualquier aficionado.

Beach Boys Good Vibrations

Foto: Portada del éxito de los Beach Boys “Good Vibrations”


HIGH SCHOOL: primeros brillos de una estrella

Al poco tiempo de nacer, la familia Love se mudó al estado de Oregón de donde datan los primeros pasos de Kevin en el mundo del baloncesto. En el curso 2003-2004 Kevin Love inició sus estudios en el Lake Oswego High School donde ya en su segundo año se hizo con el liderazgo del equipo, alcanzando las finales estatales de Oregón donde terminaron perdiendo por 57-53 frente al Jesuit High School. Ese mismo verano, la polémica empañó la que comenzaba a ser una buena trayectoria a nivel nacional.

Kevin Love fue descartado del Portland Elite Legends AAU donde hubiese coincidido con el otro prospect líder del estado, un tal Kyle Singler (os suena, ¿no?), todo ello por motivos burocráticos. El torneo era patrocinado por la marca deportiva Nike, quien no estaba dispuesta a tener en su equipo a un jugador que había aceptado participar indistintamente en el Reebok ABCD Camp donde se enfrentaría a otros jugadores de mayor edad, como Greg Oden.

Kevin Love Greg Oden

Foto: Greg Oden vs. Kevin Love, luchando por el rebote

Ese mismo verano, Kevin Love terminó jugando para los Southern California All Stars que terminaron con un inmaculado 45-0 como record, cifra sin precedentes hasta la fecha y donde el joven jugador de Santa Mónica obtuvo hasta 4 MVP’s en diferentes categorías.

Love volvió al High School para, en su año Junior, devolver a su equipo a las finales estatales, esta vez sí para ganarlas 59-57 ante un South Medford comandado por Kyle Singler. Curiosa es la relación de Love con el rubio jugador que terminaría siendo recruit de Duke, pues en la última temporada de High School volvieron a enfrentarse en la final estatal, esta vez con victoria para el equipo de Kyle por 58-54 pese a los 37 puntos y 15 rebotes de Love en la final.

Kevin Love Kyle Singler

Foto: Kyle Singler y Kevin Love, destinos encontrados

Kevin Love fue todo un estandarte para el Lake Oswego High School y también para el estado de Oregón. En 2007, concluyó su año Senior con 2.628 puntos, una marca que batió tras 50 años de vigencia y a pesar de perderse la mitad de su temporada Sophomore. Sus medias fueron de 26,8 puntos y 14,3 rebotes durante sus 4 años de estancia en High School.

Kevin Wesley Love se convertía en el jugador de instituto más deseado del estado (valorado con el máximo, 5 estrellas), con galardones como el Gatorade National High School Athlete of the Year, el  McDonald's National Prep Player of the Year o el 2007 Naismith Male Prep Player of the Year, e incluso, habiendo saltado aún más al estrellato por romper un tablero tras realizar un mate en un contrataque. La universidad le esperaba.


COLLEGE: vuelta a casa y Final Four

Muchos pensaban que Kevin Love jugaría para los Oregon Ducks, lugar donde había jugado su padre y Estado donde el joven diamante en bruto había desarrollado toda su trayectoria deportiva. Pero no fue así. Ya en 2006 (antes de terminar su periplo en High School), Love se comprometía con los UCLA Bruins y en el verano de 2007 se unía al proyecto del coach Ben Howland para luchar por el título universitario, lo que le costó la enemistad con el estado que le había hecho crecer (con amenazas de muerte incluidas). Pero al nuevo y flamante interior de los Bruins no le importó: él quería volver a sus raíces, volver a casa, rechazando incluso otras ofertas potentes como la de North Carolina.

En UCLA siempre estuvo aconsejado por las grandes estrellas de la Universidad. Bill Walton y John Wooden mimaron a Love en todo momento, e incluso hay un dato curioso: el jugador siempre lució el número 42 en su espalda, dorsal que en UCLA estaba retirado desde 1996 al histórico Walt Hazzard, al que tuvo que pedir permiso para poder lucirlo y obviamente, le fue concedido.

Kevin Love UCLA

Foto: Kevin Love atiende a los medios como jugador de los Bruins

Un año duró Kevin Love en la NCAA, algo previsible para un jugador de su cartel. En su único año universitario conformó un bloque temible con compañeros que posteriormente harían carrera en la NBA. Con Darren Collison en la dirección y Russell Westbrook de vicealmirante, y con un frontcourt más defensivo y reboteador que acompañaba a Kevin (Luc Richard Mbah A Moute o Alfred Aboya), el equipo de UCLA era candidato a todo. A esta batería de jugadores hay que añadir el liderazgo de Josh Shipp como 3 titular, el tirador Michael Roll o el buen hacer en la pintura de James Keefe (hijo del ex ACB) o Lorenzo Mata, aportando minutos de calidad desde el banco.

Love Westbrook UCLA

 Foto: Kevin Love conversa con Russell Westbrook

Y efectivamente, los Bruins dirigidos por Ben Howland hicieron una temporada espectacular con Kevin Love a la cabeza, que pese a ser Freshman, acaparaba todos los focos merced a sus 17,6 puntos y 10,7 rebotes de media, con más de un 56% en tiros de campo durante la temporada regular. En esta primera parte del año, UCLA solo perdió ante Texas (D.J. Augustine y Dexter Pittman), USC (O.J. Mayo, otra de las grandes sensaciones de la Liga) y Washington (Quincy Pondexter y Jon Brockman), estos dos últimos rivales de su propia conferencia, la Pacific 10. El equipo concluyó con un record de 28-3, si bien la derrota ante los Trojans de O.J. Mayo quedó anulada puesto que el jugador originario de West Virginia aceptó compensaciones monetarias por jugar en la Universidad, algo totalmente prohibido y que le costó la descalificación de su equipo para todo el año.

Con el liderato de la Pacific 10 conseguido, el torneo de la propia conferencia fue un paseo para UCLA, que se impuso con facilidad a California y con seriedad a USC (esta vez sí) y a Stanford en la final, donde Darren Collison fue el jugador más destacado del torneo y acompañado en el quinteto ideal por Russell Westbrook y Kevin Love, además de Brook Lopez (Stanford) y Kyle Weaver (Washington State). El camino hacia el March Mardness estaba servido, y UCLA partía como seed #1 en la West Regional, por delante de duros rivales como la Duke de Kyle Singler. 

Kevin Love Sports Ilustrated

Foto: Kevin Love, estrella en el March Madness

UCLA se mostró muy potente en el torneo final y hacían realidad las quinielas que les situaban como un serio candidato al título. En la primera ronda ante una de las cenicientas, Mississipi Valey, dejó a su rival en 29 puntos, un record en el torneo, con Love como estrella (20+9). Su siguiente rival fue Texas A&M, donde venció 51-49 en un partido muy ajustado donde los Aggies y su defensa pusieron en muchos aprietos a UCLA, que consiguió imponerse con 19 puntos y 11 rebotes de Love, y de nuevo, un destacado Darren Collison que se la jugaba en los momentos calientes del partido.

Las semifinal y final regionales fueron un paseo pretoriano para UCLA que dejó fuera de la tan ansiada Final Four de San Antonio a Western Kentucky primero (88-78) y a Xavier después (76-57). Los de Kentucky habían conseguido librarse de Drake y otras Universidades más potentes pero poco tuvieron que hacer ante los 29 puntos y 14 rebotes de Love. Ante Xavier, #3 de la región solo por detrás de la propia UCLA y de Duke, todos los jugadores aportaron para dejar sin opciones a los Musketeers con un nuevo doble-doble de Love (19+10).

Kevin Love UCLA

Foto: UCLA Bruins celebrando el pase a la Final Four de San Antonio

Final Four de San Antonio: UCLA #1, Memphis #1, Kansas #1 y North Carolina #1, sin sorpresas. Los 4 cabezas de serie de las 4 regiones llegaron a la Final Four del torneo. UCLA se enfrentaba a Memphis Tigers, un equipo que había doblegado sin esfuerzos a escuadras tan potentes como los Spartans de Michigan State o los Longhorns de Texas. En un partido a cara de perro, Memphis acabó con el sueño de Kevin Love y sus UCLA Bruins. Los de Calipari realizaron una segunda parte memorable de la mano de su pareja exterior, Derrick Rose (25+9) y Chris Douglas Roberts (28 puntos) que hizo su eclosión en la parte final del torneo. Con el timonel de los Bruins fuera de combate (Darren Collison hizo tan solo 2 puntos y 5 faltas personales en un partido que se le ha achacado durante toda su carrera, ganándose la fama de esconderse en las grandes citas), Russell Westbrook fue el único que plantó cara en los Californianos, con un buen Mbah a Moute en los tableros. Los 12 puntos y 9 rebotes de Kevin Love se quedaron muy discretos ante la defensa de Joey Dorsey (15 rebotes), y las primeras dudas de cara al draft se sembraron, surgiendo el tópico del pivot blanco, muy blando en defensa y muy falto de físico para la NBA.

Memphis acabó con la tercera presencia consecutiva de UCLA en una Final Four y a pesar de partir como favoritos en la gran final, terminaron claudicando ante Kansas liderada por Darrell Arthur y Mario Chalmers, en un partido muy inteligente de los JayHawks llevando a Memphis a la línea de personal una y otra vez, sabedores de que eran uno de los equipos con peor % de tiro libre en el torneo, y que terminó decidiéndose en una prórroga forzada gracias a un triple de Chalmers.

Para Kevin Love llegaba la hora del Draft, llegaba la hora de la NBA. A pesar de haber sido galardonado con innumerables premios (Mejor Jugador de la Pacific 10, incluído en el Primer Equipo All American y Novato del año en la Pac 10, entre otros), su caché de cara la NBA no era tan bueno. Su gris partido ante Memphis y un pívot  físico como Dorsey, y su apariencia de interior blando generaban dudas a los scouts de la NBA sobre si aguantaría ante gente mucho más grande y fuerte que se encontraría en la mejor liga del mundo.

Kevin Love thinking

Foto: Love pensativo, tras la derrota ante los Tigers

CONTINUARÁ...










1 comentario: